Chain smoking

La rabia, la frustración, el miedo. Cóctel de puños hundiéndose violentamente en el agua de la bañera. (¿ Fue Jerjes ?)
Traté de sosegarme, de respirar hondo, traté (en vano) de relajar la musculatura, de recorrer con mi mente los dedos de los pies, de subir como agua mansa llenando mi espacio por las pantorrillas, respiro-espiro, las rodillas encauzan la mansedumbre que trato de guiar ariba, más arriba, los muslos, los tenso, hincho los músculos, los siento reventones, duros, duros, acelero la respiración para sostener el esfuerzo, y los relajo luego y acompaño con la mente el flujo de agua amarilla que asciende por los músculos ahora relajados, palpitantes tras la tensión, conscuientes. respiro . espiro . respiro . espiro . el agua choca contra el espigón de la entrepierna, no asciende más, se remansa, refluye en ondas suaves, pequeñas olas por encima de la rodilla, se amansa, se aquieta al fin.
Y me incorporé a coger la esponja bajo los grifos, a mis pies. Y la mano se cerró (lo supe luego, pues mientras ocurría nada noté sino que se me desbordaba la rabia) y se abatió sobre la superficie del agua una y otra vez, salpicando con el estruendo entre mamparas. Una y otra vez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s