Molt massa tendres, molt massa vehements

Antes de ayer fue, en una calle mal iluminada de Sant Feliu. Sólo nuestra pena relumbraba. Un camión de basura se interpuso entre el coche en el que me iba a alejar de ella y nosotros, que nos abrazábamos por última vez para acallar los ruidos de la voracidad mecánica del camión.

Metí la mano en la cartera, saqué de ella unos versos que habíamos descubierto juntos hacía unas semanas y que explicaban que éramos “molt massa tendres, molt massa vehements“. Le di el papelito. Y se quedó leyéndolo, releyendo esos versos. Y crucé la calle, subí al coche y arranqué. Por el retrovisor la vi, la cabeza gacha, aún leyendo los versos que yo había llevado conmigo hasta este desencuentro final.

Esto fue antes de ayer.

Y ayer.

Y también hoy.

Y me temo que mañana.

Y creo que también pasado mañana.

Porque esto ha de durar semanas y semanas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s