Condenado parezco a la acción.

Irremediablemente, sin poder evitarlo, sin que las circunstancias ayuden, sin que los amigos lo impidan, sin que mi voluntad se imponga ni se tuerza el sino que me lleva, estoy condenado a desleír en acción los grumos de la melancolía.

Y doyles vueltas planificando una mudanza de bienes y hacienda. Y me cito intempestivamente y a deshora planifico. Y revuelvo los minutos y los pongo del revés y les saco las briznas que el camino deja tras un par de días en la oscuridad del bosque, y de los diccionarios extraigo secretos que destilo con artes de sumiller para mayor ebriedad de los sentidos. Del tiempo recobrado extraigo canciones e Islas Bonitas que había olvidado, de los vidrios sublimo florecillas amarillas en escotes que me imagino huelen tersamente. Y trenzo palabras contra la barbarie según pedido, sin compromiso y a toro pasado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s