El teclado bien temperado

Bach me gusta. Pero su teclado bien temperado, aun sea Baremboin quien lo pulse, me causa un malestar que no sé a qué achacar. ¿Ecos de pesadillas cuyas banda sonora era un clavicémbalo herrumbroso? ¿Es tal vez la precisión alemana, o de cuco suizo, de la nota sistemáticamente bien clavada y en su sitio? ¿Es quizá la verbosidad del ars artis que nunca se deslinda de la perfección?

Prefiero, para esta mañana de posibles, remansar mi espera matutina con Liszt, también tocado por Baremboin, y su interpretación de uno de los más bellos sonetos de Petrarca:

Benedetto sia ‘l giorno, e ‘l mese, e l’anno,
E la stagione, e ‘l tempo, e l’ora, e ‘l punto
E ‘l bel paese e ‘l loco, ov’io fui giunto
Da’duo begli occhi che legato m’ànno;


E benedetto il primo dolce affanno
Ch’i’ ebbi ad esser con Amor congiunto,
E l’arco e la saette ond’ i’ fui punto,
E le piaghe, ch’infino al cor mi vanno.


Benedette le voci tante, ch’io
Chiamando il nome di Laura ho sparte,
E i sospiri e le lagrime e ‘l desio.


E benedette sian tutte le carte
Ov’io fama le acquisto, e il pensier mio,
Ch’è sol di lei, si ch’altra non v’ha parte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s