Migas sobre el mármol

Tras poner por escrito las reflexiones sobre el Arte que publiqué ayer me fui a dar un garbeo. En un encinar me senté. Estuve quince minutos sentado en silencio, dándole vueltas a lo que acababa de escribir, sacándole jugo, por así decir, a las vísceras de Hemingway que en aquel texto mencionaba.

Y he sacado varias conclusiones:

La primera es que ratifico aquello de que el medio es el mensaje, y el corolario que añade que el medio influye en el mensaje.

Esto lo digo porque puede uno tener una idea, puede uno escribirla, y por dar de comer al blog, la eche enseguida al público sin haberla exprimido del todo. Que es lo que siento ocurrió con esto del Arte contra la inanidad de la vida. Pero por otro lado, tal vez hubiese sido alargar en exceso la exposición (y ya se sabe: el blog requiere textos breves y contundentes, si son posibles).

La segunda reflexión era filosófica y forense; estando quieto entre los troncos del encinar, oyendo caer las bellotas, descubriendo los matices del verde mineral de los ramajes, me dio por pensar que lo difícil no es eviscerar el relato de la vida.

Ya cuando estudiaba quedé pringado con la sensación de ser un forense del verbo: tenía la sensación de que la carrera nos preparó para mecánicos: Veamos este madrigal ¿por qué chirría? ¿le has comprobado la etimología?, cambiémosle la asonancia, revisemos el nivel de alegorías y vigilemos que los tercetos tengan el debido nivel de presión léxico (ojo no se te derrame el campo léxico en aquella erudición). Por favor, esos hemistiquios me los compruebas, me los aceitas de nuevo, quizás los tengas que limar también, para rebajarlo un poco de pies, me los dejas en octosílabos asonantes, ¿quieres?, y sustituye esta referencia por una nota a pie de página, que es más elegante, ¡dónde vas a parar!; y a aquel autor me lo llevas al chapista para una nueva capa de estructuralismo. No se preocupe, señora, que su poesía estará como nueva en quince meses y 240 horas lectivas.

Lo dificil no es el dominio de las cuatro palabrotas, de las seis técnicas y de la docena de lecturas necesarias para entender y eviscerar el texto literario.

Lo dificil de verdad es eviscerar la vida. Lo dificil es criar a un hijo sola, lo dificil es pagar la hipoteca cada mes, lo arduo es seguir adelante cada día, haya o no haya camino por delante. Lo dificil no son las metáforas subidas de tono ni las chanzas que puede uno cruzar en el juego de seducción para que te suspiren “Touchée, coulée”, no: lo dificil es amar hasta las entrañas. Lo dificil es comprometerse consigo mismo hasta el fondo y sin remedio ni marcha atrás. Lo dificil es hincarle el índice a la vida por el ano y desgarrarlo y sacar intestinos y pulmones y agallas y mancharse de sangre tanto como sea necesario para dejarla limpia y expedita, o, sin tener que llegar a lo gore, simplemente saber decir ¡basta! prou, assez, enough is enough! O al revés: ¡adelante! Santiago y cierra España, Desperta ferro, por San Jorge, o Allah-u Akbar’u.

Y en lo literario, lo dificil no es sino poner en el papel glande, frenillo, cuerpo cavernoso, conducto epidímico, testículos, glándulas prostáticas, escroto y lo que haga falta (lo mismo digo en femenino: ovarios, trompas de falopio y demás, útero, matriz, vagina, labios menores y mayores, monte de venus y clítoris con su justa sazón de punto G y hasta el bartolino –añado para que no se me tache de machista).

Y la tercera reflexión venía adornando esta foto, bodegón que hoy mismo he tomado, a primera hora de la mañana. Si tan claras tengo las cosas: ¿cómo es que no soy capaz de describir esta escena que aquí se muestra y que esta mañana he estado mirando morosamente mientras saboreaba el despertar con el café?

Y una cuarta (y última) idea: la singlaridad del Arte consiste en ofrecer como bello aquello que en realidad tenemos delante de las narices: porque ¡ya me dirán Ustedes! ¿Acaso en sus casas no hay posibilidad de sorprender bodegones tal que así como este, en mitad de la encimera varados y en espera de que alguien los retrate?

En todas las casas hay migas sobre el mármol.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s