Hoy es siempre todavía

Teresa, desde su ventana abierta, escribe Hoy es siempre todavía.

Gracias hermana Teresa de los Blogs por tus palabras que yo no quisiera decir ni aunque supiese expresar lo que en ellas leo.

Gracias Teresa por el bisturí implacable de tu verbo, que sangra y saja verdades, siempres y todavías.

En el sabir de los campos de concentración el futuro se acortaba con un realismo que hedía a carne chamuscada: para el futuro usaban una especie de locución prepositiva tal que así: Bis Morgen Früe (Hasta mañana por la mañana).

Acortas el futuro, te deslastras del pasado y, como bien dices, Teresa, “recortas la inmensidad vertiginosa de lo eterno dándole las dimensiones de lo manejable, y te aferras a eso, a lo pequeño, desesperadamente, es decir, sin esperanzas”. La felicidad, a veces (a menudo), es así: desesperanzada. Comte Sponville tiene un librito delicioso al respecto.

Un gran abrazo, Teresa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s