Sentarse en la playa

(Gracias Giulia por la foto.)

Nunca ha estado en esta playa: Eraclea Minoa, en la fachada sur de Sicilia, cerca de Agrigento.

Pero me he sentado en otras que miraban a Oriente, he pasado ratos en arenales que se asoman al sur, y he visto el sol ponerse en los que se tienden a lo largo de la costa atlántica. He visto velas que podrían ser aqueas cruzar la mar delante de mí. Galeones panzudos, finas corbetas ruling the wave, fragatas recién calafateadas en Malta, rumbo a Gibraltar. Pateras sedientas de puerto. Atuneros y esquifes. Veleros. Lanchas neumáticas. Planchas de windsurf.

Me he sentado a menudo en las playas a escuchar la agonía de los troncos arrastrados por las corrientes, a vivir el paso del tiempo que respira con las olas. El tiempo que viene y va, y se va, y se va, y que se ha ido, y que uno ve flotar entre el añil del cielo y el azul del mar, bajo la insobornable blancura del Sol.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s