De los toros

En la radio hoy, Joselito, torero de renombre y que los aficionados conocen (yo no), frente al Sr Mosterín (filósofo antitaurino), solamente aducía, en defensa de la tauromaquia, que ésta forma parte de la tradición.

Ofrecer en espectáculo a la plebe la tortura de una bestia (herbívora por más señas) que sólo busca un hueco por donde escabullirse del coso y volver a sus dehesas para escapar a estos peleles disfrazados que le acosan y brutalizan con puyazos, estocadas y banderillas es inadmisible. El toreo es un vestigio de tiempos pretéritos que no tiene sentido ni debería tener lugar en nuestras sociedades del siglo XXI.

Da asco.

Color local, más local: Soltar a estos mismos toros por las calles y dejar que sea la muchedumbre la que les persiga y torture bajo el nombre de corre-bous, tampoco es admisible; ho diré en català: “Els corre-bous fastiguejen tant com les curses de brau”. ¿En qué lógica cabe que se pretenda prohibir una tortura y la otra no? En la lógica parlamentaria catalana. Da asco también; millor dit: fa fàstic.

Reacción de la caverna hispánica: declarar la tauromaquia bien de interés cultural (Véase y más aquí). Razón de más para que algunos nos sintamos alejados de una nación que cree que eso es un bien cultural. ¿Puede ser un bien la exhibición del dolor de un animal? ¿Puede sostenerse que del ejercicio de la tortura in vivo se haga espectáculo? Si es un bien cultural como dicen que es, ¿por qué santa razón se prohíbe el acceso a los cosos a los menores de cierta edad?

En fin, en fin…

Más seguirá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s