Carta a una amiga sevillana

Me escribe una amiga diciendo que no entiende qué está pasando con el Estatut. Me reenvía un recorte que le han enviado. Y comete el garrafal error de concluir su misiva pidiendo si puedo ilustrarla. Y me explayo en la contestación.

Gracias, Reyes, por enviarme esto. Yo no suelo recibir esta suerte de libelos cuya  mendacidad se aprieta para mejor caber en el papel. Probablemente, si recibiera más información de este tipo, si estuviera más al caso de cuáles son las cosas que se dicen y los infundios que circulan por los mentideros de España, más se me hincharía la nacionalidad que los cojones (con perdón de la expresión, Princesa).

Un rastreo rápido por internet me permite descubrir que esta carta al director se publicó en El Periódico de Aragón. Hay una respuesta también a ella que publicó el mismo medio (aquí).

No voy a dedicar demasiado tiempo a este exabrupto del ínclito Isidoro Berdié. No quisiera tener que oír luego que los catalanes se quejan y juegan de continuo la baza victimista recurriendo a la historia y al pasado lejano pasado  y al Compromiso de Caspe porque no tienen más argumentos. Me ceñiré al aquí y ahora en mis explicaciones. Pero para que veas que he leído el documento que me envías, permíteme recordarte que Francia como tal no existía en tiempos de Carlomagno, que fue Rey de los Francos y Emperador del Sacro Imperio Romano, cuyas posesiones se extendían desde lo que luego fue Alemania hasta la Península Ibérica y la Itálica. Tampoco existía España en tiempos del Imperio Romano: era una mera provincia, esto es (etimológicamente) un “país vencido”.

Si lees el artículo que publiqué  ayer, verás un poco por dónde van los tiros. Yo creo, conociéndote como te conozco y desde esta distancia de 5h37 de AVE que nos une y nos separa al tiempo, que las tesis de quienes protestamos por lo que está pasando te resultarán perfectamente entendibles si haces una lectura cabal de esta carta hasta el final.

El punto principal de la discordia es este párrafo que extracto del Preámbulo del Estatut que se discute (que puede leerse aquí íntegro y en castellano):

El Parlamento de Cataluña, recogiendo el sentimiento y la voluntad de la ciudadanía de Cataluña, ha definido de forma ampliamente mayoritaria a Cataluña como nación. La Constitución Española, en su artículo segundo, reconoce la realidad nacional de Cataluña como nacionalidad.

Limitémonos a hacer un análisis gramatical de la primera frase: el sujeto (Parlamento de Cataluña), el verbo (ha definido), el objeto (Cataluña) con un término de la comparación (como nación). Dejo de lado, por ahora, los complementos, y no porque sean poco impotantes (sentimientovoluntadampliamente mayoritaria).

El Parlament está habilitado por la Constitución Española (en su Título VIII) para determinar el Estatut que deseemos nos rija. Hay unos procedimientos, unos pasos a dar. Así se hizo, y se cumplió con la Ley escrupulosamente: resolución del Parlament (ampliamente mayoritaria), luego sometimiento a las Cortes Españolas (donde se le pasó el cepillo), luego referendum y aprobación por parte de la ciudadanía. Todo dentro de la más estricta legalidad. El Parlament tiene potestad para tratar de asuntos de Cataluña. Y eso hace: define Cataluña como nación. Y esto, benvolguda Reyes, es algo que los catalanes nunca hemos puesto en duda, ni ahora ni antes. Es un sentimiento, y existe la voluntad de que se reconozca tal cual es. Sólo que ahora esta frase figura en el preámbulo del Estatut. Es un sentimiento de pertenencia, de comunidad, de historia y de consuetudes que nos diferencian de nuestros vecinos, de Francia y de España. Y las cosas están bastante claras: en Francia cantan La Marseillaise, en España aprecian las corridas de toros y en Cataluña levantamos torres humanas. Pero que cantemos Els Segadors no nos hace mejores que a los franceses; que no nos gusten los toros no nos hace mejores que a los españoles. Simplemente nos hace diferentes: hablamos catalán, alzamos castells, nos sentimos catalanes.

Y es la diferencia (esta diferencia) la que parece molestar en una parte de España. ¿Por qué? Sigamos analizando el controvertido parágrafo que se discute: la frase que sigue declara que la afirmación anterior (esto es: que Cataluña es una nación) está inscrita también en la Constitución Española cuando en ella se afirma que reconoce (en su artº 2) esta realidad nacional como nacionalidad.

La Constitución dice exactamente esto en este artículo 2 que se cita: “La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas.” El Parlament ha definido Cataluña como nación y asevera que tal definición está implícita en esta mención y reconocimiento a las nacionalidades que hace la Carta Magna española. Lo cual solivianta a la caverna (jurídica, mediática, cazurra y nacionalista española en general). Se solivianta porque esta afirmación del Estatut socava una afirmación que los Ponentes Constitucionales tuvieron que meter en el texto de la CE porque corrían otros tiempos, era 1979, y Franco seguía fresco en la memoria (y en los cuarteles, ¿o es que ya hemos olvidado el 23F?) recién pudriéndose en el Valle de los Caídos (de infausta memoria histórica). Se inventaron, pues, un neologismo (que la RAE tuvo que incorporar deprisa y corriendo al diccionario: como tercera acepción de “Nacionalidad: Comunidad autónoma a la que, en su Estatuto, se le reconoce una especial identidad histórica y cultural”.) para dar amparo a las naciones (otra manera de decir nación –véase su tercera acepción– o comunidad de gentes con “una especial identidad histórica y cultural”) que en España convivían. Pero claro: si la primera cláusula de este artículo declara (enfática y aun franquistamente) la ” indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible”, aceptar que hay otra nación desbarata la tesis del Una-Grande-Libre que subyace y pervive (en este artículo de la CE y en la tramoya de mental y mítica de muchos castizos todavía hoy en día).

¿Qué se proponía Maragall cuando impulsó el nuevo Estatut? No se proponía romper con España ni romperla. La mayoría de los catalanes somos españoles (muchos de corazón, todos por imperativo legal). Nos sentimos también españoles. Siempre y cuando se nos reconozca que, sobre todo, somos catalanes. Maragall pretendía que España se abriese (y aceptase de buen grado y con  fair-play) su plurinacionalidad para que pudiésemos caber todos y estar cómodos.

Y lo que ha pasado es que el jacobinismo de la izquierda (estos ominosos silencios de ZP –que es, recordémoslo, profesor de Derecho Constitucional (o sea: ¡sabe de qué va la cosa!) y que lideró la aprobación del Estatut en las Cortes Españolas–) se une al centralismo de la derecha más rancia y cicatera (la del Si eres español, habla español, la del derecho de conquista (Catalunya perdió en 1714 y volvió a ser derrotada en el 39) y la derecha, en fin, heredera del franquismo) y convierte a hispano-catalanes en independentistas.

Ya lo dijo un teórico del catalanismo: la independencia la lograrán aquellos que tengan apellidos en -ez. Son los hijos y nietos de esa mucha gente pragmática (más que los catalanes de socarrel, que suelen ser muy idealistas) quienes, huyendo de la pobreza del sur peninsular (de Murcia, de Extremadura, de Levante, de las dos Castillas, de Andalucía…) optó por la emigración empujada por imperiosas razones objetivas (“Aquí no hay quien viva; nos vamos“); llegaron a Cataluña y hallaron acomodo, empleo y (no sin roces) integración y futuro (con mucho esfuerzo, como en todas partes). Son estos los charnegos, los chavas y los salta-taulells de los poemas de Gil de Biedma, los que, con tiempo, serán convencidos de las bondades de la independencia, porque argumentos no faltan, y son buenos.

El Centre Català de Negocis es un lobby de empresarios que respalda la independencia. Y lo que es más interesante: documenta las virtudes de dicha opción. Y me temo que los números cantan. Y estos argumentos convencerán a una gran mayoría. Están ya llegando a muchos. Porque no recurren a la historia (que también) ni a los sentimientos (¿empresarios sentimentales? Bah, ¡eso no existe!), sino a comparaciones, a extrapolaciones, a deducciones, a poner sobre la mesa cuánto dinero nos cuesta cada día ser miembros de España (lo que algunos llaman expolio fiscal).

Súmale a esto el despropósito de un Tribunal Constitucional (deslegitimizado por los trapicheos interesados de los dos grandes partidos) que se permite la chulería de recortar aquello que el Jefe del Estado ha aprobado y la ciudadnía antes en referendum, y las Cortes Españolas y el Parlament antes aún.

Y así hemos llegado hasta donde estamos: que un tipo venido Andalucía, el President Montilla, está alzando la voz y defendiendo a los catalanes como jamás aquellos que se declaran nacionalistas (CiU), en 23 años de poder, habían hecho. Y con él, con el triste Montilla (porque no nos engañemos: mucho sex-appeal no tiene), créeme, somos muchos los que protestamos. (El black-out informativo que ha velado las consultas independentistas y todo lo que conllevan –charlas en los pueblos, pasquines, mítines de tapadillo…– seguro que no permite percibir esta realidad cotidiana a los que estáis lejos, aún menos a los monclovitas o lectores de periódicos capitalinos.)

Ahora te he de dejar, aunque habría mucho más que comentar. Espero que gracias a esta explicación (y me excuso si me he pasado de largo) tengas ahora otra visión del problema. Tengo que irme  a dar mi clase de francés, no sea que, como dice el ínclito maño que me has dado hoy a conocer, acabe siendo francés de veras.

¡Un abrazo, Reyes!

Anuncios

8 Respuestas a “Carta a una amiga sevillana

  1. Gracias por el curro que te has metido , claro que me ha servido , y como te dije ya , a veces basta con ponerse en la piel del otro.
    Si yo no soy catalana , pero pienso cual sería mi actitud si lo fuera, seguramente tomaría partido por todo lo que expresas .
    Pero como soy andaluza , y hablo el mismo idioma que el resto de la “nación ” ,(aunque sirva de cachondeo y además esté mal visto por cómo suena) y he crecido en los veranos desérticos de una ciudad que te enceguece por la luz , y todo te da lo mismo a 45 grados y estás acostumbrado a estar en paro y a los malabarismos y a la opresión y a trabajar sin contrato cobrando el paro también , (esto también es una forma de ser , derivada de la pobreza , que es la fuente de todos los males) , supongo que nunca alimentaré deseos de independentismo , con la falta que le ha hecho siempre a Andalucía ser libre.
    Como también sabes, nada supe de un personaje histórico llamado Blas Infante hasta la edad adulta , en el colegio nada me dijeron de que había muerto por darse cuenta de cuatro cosas elementales que no se encuadraban ni en la feria ni en el rocío.
    Más bien se atrevió a pensar , a pedir un poco de dignidad para el pueblo andaluz , iniciativa por la que le dieron su merecido en forma de tiros , como es habitual en nuestra historia reciente .
    En 2009 conocí a una hija suya en la feria del Libro y fui a darle dos besos porque me dio la gana , pasmada de que en la escuela jamás me hubieran hablado de él .
    Al fin y al cabo los andaluces no hemos nacido para ser gente ilustrada , sino para cantantes flamencos y bailaores o en el peor de los casos, contadores de chistes .
    Y cuando sale uno, se le mata .
    Cuando los andaluces llegaron a Madrid , tuve que oír muchas cosas en la Villa y Corte , todavía suenan las frases acuñadas por los sectores más ilustrados y españolísimos del reino, como la ingeniosa “de la pana a la seda” aplicable a unos socialistas que llegaron al poder desde el sur y lo hicieron mal, aunque la derecha madrileña , burgalesa, vallisoletana , castellana ,lo que sea , siempre lo ha hecho mejor, como todo el mundo sabe, aunque a ésos nadie les cuestiona , total, no tuvieron “pana” , siempre estuvieron en la seda o el cortijo o la finquita.
    Me he dado cuenta a través de los años ,querido Pedro, de que la unidad nacional, al igual que el resto del discurso democrático, es una patraña.
    Que los catalanes no se parecen a los gallegos y los vascos tampoco a los andaluces; que nadie se esfuerza por entender al otro y que aquí lo que importa es el cotarro económico.
    Yo en mi persona tengo la suficiente sensibilidad como para comprender que uno es de su barrio y de su calle, y aunque creo que no mataría por una bandera, estoy segura de que sí lucharía por defender los intereses de mis abuelos .
    De mi barrio , de mis escuelas, de mi gente .
    Seguramente eso sí .
    Y cuando uno siente que ha de intentar ser más libre , tiene que hacerlo .
    Más que nada para no ser un mierda sin dignidad .
    Te pregunté si el estatut vulneraba la constitución , sinceramente no lo sabía;
    me parece lícito luchar por ello después de todo lo que me explicas .
    Pero me temo que no será fácil .
    Aunque quién sabe, quizá tengamos que volver a las barricadas cuando comiencen a cobrarnos por el aire que respiramos .
    Ojalá que no .
    Un beso muy fuerte y suerte .
    Tu amiga .

    Reyes

  2. 1.-cuando había matrículas de coches conindicativo provincial , en madrid- con 6 millones de personas.- se vendían más coches que en cataluña.- con 7 millones de personas.-
    2.- por favor poned el indicativo autonómico .- no la pegatiba.- sino , forzar que se ponga la AUTONOM´´IA.-
    3.- VENDER en españa , y pagar impuestos solo en cataluña.-
    eso no .-
    4 .- indepencia si .- y ahora.-
    5 .- en Madrid .-la educación pública.- es BILINGÜE .-ESPAÑOL E INGLÉS-
    .- si yo , como funcionario voy a cataluña.- a donde llevo a mis hijas.- al COLEGIO ALEMÁN.- O ESO CUESTA 1000.€ POR ALUMNO .-
    6.- CATALANES.- VOTAZ Y HACED COMO COMPANYS.- DE UNA SANTA VEZ.-
    ESTO ES UN ASTÍO COMO LO DEL ISLAM,. Y EL PROBLEMA CATALÁN.-
    NO SE TRATA DE ENCASILLAR A CATALUÑA EN ESPAÑA – PERO CON PRIVILEGIOS.-
    .- SI ESTAMOS TODOS todos iguales.- o es que hay ave a BURGOS.- asturias.- o león.-
    que solo el ave llega a madrid sevilla y barcelona.-
    el resto somos gilipollas.- valencia extremadura,.
    y no damos por saco .-

  3. Hombre, no me mezcles a Montilla i los sociatas apparatxics con los independentistas. Montilla en Catalunya encarna la sumision a Espana y nada mas. Y es mas, Montilla presento enmiendas al dia siguiente de aprovar el estatuto en el parlamento catalan (…). De hecho a Montilla todo esto del estatut le rebienta, pero sabe que si va con los pantalons bajados todo el dia como el PSC en Madrid (en 30 anos nunca han votado contra el PSOE) en Cat no se va a comer un rosco. O sea Montilla defiende el estatut, pero no pq quiera sino pq no le queda otra. (Ahora no me digas, “I Mas, aun mas”, mi opinion del susodicho, no dista mucho de la del Montilla, aunque como minimo este no despreciaria la soberania popular e iria a votar si se celebra el referendum en su localidad, a diferencia de Montilla).
    El propio PSC ha llegado hasta las amenazas a los alcaldes que convocavan referendums (extranos democratas ellos) ademas de no ceder locales, multas, y ponerles mil pegas a gente de a pie que queria expresar su opinion con el voto. Pd. El blackout informativo ha sido hasta en TV3, una TV controlada por el PSC, entre otros. Ademas de las amenazas e insultos a los periodistas que no enjabonaban al President (Barbeta, Terribes…).
    Aqui lo que cuenta es no confundir los emigrantes, hijos de emigrantes, charnegos… ( palabra que los catalanes no usan, por cierto) con el PSC. De la gente de Catalunya, independientemente de su origen, mayoritariamente son democratas y muchos de ellos (a ver cuando el “Grand Cheff” Colome nos ofrece datos fiables) independentistas. El ser indepentista esta correlado con el origen (ofcourse) pero tambien con la edad y los estudios. Los antiguos emigrantes como Montilla estan sentimentalmente ligados a Espana, en cambio los nacidos aqui ya sospesan los pros i contras de la relacion mas friamente, ademas de que estamos en una europa pacifica y democratica que hace que a los espanoles se les pasen las ganas de reaccionar como antano.

  4. Bien por tí Reyes, me siento identificada. Soy Andaluza viviendo en Catalunya y defiendo sus intereses porque merecen se reconozca su verdad. Ojalá todos pensaran como tú. Una mentalidad libre y abierta sin dejarse condicionar por nadie tiene las puertas de la verdad siempre abiertas. Por la paz entre naciones y en definitiva, por una España mejor!. Un abrazo.

  5. Pingback: Anónimo

  6. No creo que se pueda expresar mejor el sentimiento que poco a poco va creciendo en Catalunya.
    Es muy triste decir, pero cada vez vamos siendo más los catalanes que pensamos que si España no nos quiere como somos será mejor largarnos, porque además, cada vez tenemos menos a perder.
    Yo nunca había apoyado ideas independentistas, pero la sentencia del Estatut puede ser la gota que colme el vaso.
    No se puede ser tan cínico como el PP, llevar al Constitucional leyes que en otras Autonomías han votado a favor, machacar continuamente a un pueblo del que estás sorbiendo la sabia como una garrapata y pensar que no traerá consecuencias. Creo que el PP finalmente conseguirá que España se rompa, y luego dirán que ya habían avisado, cuando en realidad serán los principales culpables.
    Y habrá otros culpables por omisión, porque parece mentira que nadie se esté dando cuenta de la gravedad del monstruo que se está creando día a día…

  7. ¿España se rompe? De verdad… ¿Es tan fragil o está tan enferma…? Yo creía que era fuerte, una, grande y libre… por el imperio hacia Dios… Por lo visto me mintieron. En “eso” también me mintieron. Me mintieron en todo y me he tenido que pasar la vida desaprendiendo lo que me enseñaron.

    España siempre ha estado rota, porque no se puede unir por la fuerza y destrozando culturas lo que se resiste a ser unido, uniformado y absorbido.

    Esa unidad artificial y forzada de España, Cataluña, Euskadi y Galicia la afirman y Portugal la reafirma. Así es que, los culpables de esa secular desunión, no nos venga ahora mitiéndonos de nuevo diciendo que lo que nunca ha estado realmente unido… “ahora se rompe”.

    No soy catalana, pero el día que los catalanes consigan su independencia yo lo celebraré.

    “””Castilla, miserable / ayer, dominadora / envuelta en sus andrajos / desprecia cuanto ignora””” (Antonio Machado).

  8. Pingback: Tenemos sentencia, tengo bandera « MiedosLibres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s