No nos falles

Menudo par!

Pues al que tiene se le dará, y tendrá en abundancia; mas al que no tiene, se le quitará aun lo que no tiene.
(Mat 13:10)

Traigo esta cita leyendo los titulares de hoy. Traigo a memoria aquella turba de jóvenes que coreaban “No nos falles, no nos falles” debajo de un balcón en una noche electoral. Era un 14 de marzo.

Esperaban acaso más. Más que podar la maleza de Aznar. Más que retirar las tropas de Irak. Más que un ministerio por problema. Más que la mitad proindivisa de los ministerios en manos de mujeres. Más que talante. Más que frases hueras, sin pálpito luego para defenderlas (por ejemplo Aprobaré el Estatut que salga de Cataluña). Más que conceptos (el de España plural, por ejemplo, que tan insustancial ha resultado ser).

Esperaban (y he de admitir que también yo esperaba) que al menos, en esta situación de crisis, no se les diera a los que ya tienen, ni que se les diera como se les ha dado: en abundancia. Y esperaban (y también yo esperaba –llamadme ingenuo) que a los que sólo un poco tienen no se les quitaría nada.

Y frente al vacío, la inanidad. Rajoy, que hasta ayer maldecía del cheque-bebé, hoy que se anuncia su caducidad clama al cielo contra el recorte de derechos sociales. ¡Qué cinismo!

Me recluiré en las entornadas carnes de Caravaggio. Leeré la Biblia con sosiego, y buscaré el Alfa, el Aleph y el Alif y empezaré de nuevo a aprenderlo todo. Be con a, ba; ce con a, ca; alif-ba-ta-tha; J’aime, tu aimes, il aime; Drink, drank, drunk. Avanzaré a tientas por las páginas de Faulkner, y en sus jardines esperaré (fumando) que una negra con andares de gallina me traiga un ponche. Saldré a recorrer el camino de ronda por el Cap de Creus, y vigilaré el mar por si veo banderas piratas. Lameré las rocas. Besaré el azul del cielo. Suspiraré por estar entre los brazos que yo me sé y nunca me acabo. Apagaré la radio, cerraré los ojos y los libros.

Me embarga, hoy, una sobredosis de apaga y vámonos. Desconecto el teléfono. Mañana la luz del día me despertará. Será otro día, tendrá otro afán: Bástale  ya a cada día su propio afán (Mat 6:34).

Anuncios

2 Respuestas a “No nos falles

  1. Mi afán para hoy es acostarme , por lo menos hasta la una.
    Un beso.

  2. El mio es no leer los periódicos. Son un puñetazo al plexo solar sin linimento posterior.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s