Errático

Errático es el vuelo de las mariposas. Como mi estar en la vida estos últimos días, como mis malestares. Como una mariposa cruzando el camino, enmarañando su vuelo esquivo en los zarzales; como un par de mariposas entrenándose en dog-fighting con una tenacidad que alarga el sinsentido del vuelo en garabatos ilegibles y volátiles, sutiles verdades o mentiras que nadie logrará descifrar jamás. Que nadie lee, en realidad.

Alargo la madrugada hasta bien entrada la mañana, y dejo sobre la cama y sus sábanas, ayer mismo (y con premura) cambiadas, el hálito de dos sueños tibios. Salgo a dar un garbeo por la tramoya de mis días, me acerco hasta el Roure de Can Bachs, me siento un rato junto a la fuente, a la sombra de un talud verduroso, y miro la represa que embalsa el agua de la fuente y la deja escapar por la regata hacia los campos con un gorjeo manso y tranquilizador. Algunos rayos de sol cruzan en diagonal y clavan su luz en el fondo cenagoso. Me entretengo catalogando los marrones, sienas, verdes, caquis del limo y de las piedras.

Errático es el vuelo de las mariposas. Y desasido de cualquier plan, sin otro sustento que el muy inestable del aire, como si la fragilidad del insecto sólo pudiera, en una comparación equívoca con el vuelo de las libélulas (rectilíneo, poderoso, autocontrolado), demostrarse volando, aleteando frenéticamente, dejándose llevar al pairo del tiempo más que del viento. Cualquier brisa, cualquier parpadeo de las alas altera el curso de su vuelo (a menudo en el instante previo y milagroso en que una rama o una brizna se interponen). Y considero mis deudas y el callejón sin salida que parece hoy, y ayer, y esta pasada semana, cerrar puertas y ventanas, esófagos y llaves de paso (la del gas, concretamente). Tras la ebriedad de ayer (en dos tiempos: una primera parte en soledad rodeado de mar, tendido en el arenal, desnudo entre desnudos como un versículo huérfano, al Sol tendido; una segunda parte en compañía, disolviendo en abrazos la angustia y la vehemencia con que el paso del tiempo desfigura ilusiones), hoy arrastro mi espesura hasta despoblado, y recorro sin prisas caminos entre sernas y rodales silenciosos. Tanta es la calor, que los pájaros callan. Sólo sobrevive el errático vuelo de las mariposas.

Mis  pasos me llevan hasta mañana.

Anuncios

Una respuesta a “Errático

  1. Tal vez el destino de la mariposa sea ítaca, y por más errático que sea su vuelo, sabe que alguna vez llegará. No es consuelo, pero volar no lo hace cualquiera, el mundo se está llenando de pedestres y yo prefiero volar, aunque sea sin rumbo….

    Itaca

    Cuando salgas en el viaje, hacia Ítaca
    desea que el camino sea largo,
    pleno de aventuras, pleno de conocimientos.
    A los Lestrigones y a los Cíclopes,
    al irritado Poseidón no temas,
    tales cosas en tu ruta nunca hallarás,
    si elevado se mantiene tu pensamiento, si una selecta
    emoción tu espíritu y tu cuerpo embarga.
    A los Lestrigones y a los Cíclopes,
    y al feroz Poseidón no encontrarás,
    si dentro de tu alma no los llevas,
    si tu alma no los yergue delante de ti.
    Desea que el camino sea largo.
    Que sean muchas las mañanas estivales
    en que con cuánta dicha, con cuánta alegría
    entres a puertos nunca vistos:
    detente en mercados fenicios,
    y adquiere las bellas mercancías,
    ámbares y ébanos, marfiles y corales,
    y perfumes voluptuosos de toda clase,
    cuanto más abundantes puedas perfumes voluptuosos;
    anda a muchas ciudades Egipcias
    a aprender y aprender de los sabios.
    Siempre en tu pensamiento ten a Ítaca.
    Llegar hasta allí es tu destino.
    Pero no apures tu viaje en absoluto.
    Mejor que muchos años dure:
    y viejo ya ancles en la isla,
    rico con cuanto ganaste en el camino,
    sin esperar que riquezas te dé Ítaca.
    Ítaca te dio el bello viaje.
    Sin ella no hubieras salido al camino.
    Otras cosas no tiene ya que darte.
    Y si pobre la encuentras, Ítaca no te ha engañado.
    Sabio así como llegaste a ser, con experiencia tanta,
    ya habrás comprendido las Ítacas qué es lo que significan.

    Constantino Cavafis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s