Sobre el 14 de Julio

[Primera clase, primer curso de francés en la academia de lengua; frente a mí cuatro desconocidos a los que iré conociendo a lo largo del curso, cuatro varones de edades varias, motivaciones diferentes y talantes dispares, reunidos en torno a una mesa, escuchando lo que tengo que decir. Minutos antes les había expuesto la didáctica del curso, desordenada como yo (que soy incapaz de poner orden a nada) pero guiada por un manual que evitará descarrilamientos. Como no disponen aún de los libros, hoy, para abrir boca, me explayo en sucintas consideraciones sobre el origen de la lengua francesa para llevarles hasta la diversidad lingüística y cultural de la inmensidad de la francofonía. Será el mío un curso de lengua y civilización francesas, subrayo, aclaro, advierto. Me encanta la Libertad de Cátedra, concluyo.]

–Dieu-me tradicions franceses.

Silencio. Me explico: Si preguntase por una tradición catalana podríamos mencionar la Patum, los Geganters o los Castellers (dibujo en el encerado una torre humana mientras ellos escarban en la memoria buscando alguna tradición folclórica francesa).

Uno se arranca: El Tour de Francia. Otro: El Festival de Cannes. Un tercero: Les fromages. El último: Los vinos de Francia. Una competición deportiva, un evento cultural y la riqueza gastronómica. No és això, companys, no és això!

Silencio. ¿Cómo es que los franceses no tienen tradiciones folclóricas de importancia?

–Però bé deuen tenir una festa nacional, ¿oi? Us sona el 14 de Juliol? Què celebren, els francesos, amb aquesta festa?

–La presa de la Bastilla.

El 14 de Julio de 1789 la turba parisina asaltó y tomó la Bastilla, liberó el presidio que la monarquía tenía en París. Los altercados se alargaron, se implicaron las fuerzas en presencia: realistas, pequeña nobleza, burgueses, proletarios hambrientos, tropas desmandadas… Al gran follón se le llamó La Revolución Francesa, que se ponía en marcha (o tomaba carrerilla) hasta cubrirse de infamia en la mucha sangre vertida por la Terreur en la Place de Grèves (plaza de la gravilla, hoy irónicamente llamada place de la Concorde, que se enfangaba de rojo morcillón con tanta sangre azul como las guillotinas regaron en aquellos años).

Es común pensar que el 14 de Julio, la fiesta nacional francesa, celebra este estropicio. Pero es un error.

En 1880, cuando se debatió y se instauró (institucionalizó) la fiesta, quedó claro que se escogió la fecha por un 14 de julio correspondiente a 1790. Aquel día en París, en el Champ de Mars, reunidas las diputaciones de todas las provincias francesas, del Pirineo a los Alpes, de Flandes a la Charente, de Provenza a Bretaña, el pueblo de Francia renunció a las regiones y se fundió en un solo cuerpo: Francia, una; fue la Grande Fédération des Provinces.

Fue la consagración de una Francia republicana, igualitarista y que fraternalmente abrazaba (hasta la asfixia) a los pueblos que la constituían. Federándose las regiones de Francia, se disolvieron aquéllas para que ésta se engrandeciese hasta la Grandeur napoleónica –y lo que te rondaré, morena. No es de extrañar que esta instauración del 14 de Julio fuera una de las hazañas de la 3ª República (1870-1940, de derrota en derrota y tiro porque me toca). Bajo este régimen también se abolió la enseñanza y la prédica en las lenguas populares (una consulta de 1863 por V. Duruy confirmaba que no se hablaba francés en 8.381 de los 37.510 municipios franceses). Así se apagó hasta la extinción el uso de los diferentes patois (picardos, normando, saboyano) y lenguas existentes en el Héxagone: catalán, occitano, euskara, bretón. Así se afianzó el francés que ahora enseño, pisando fuerte y sin remilgos.

Así se extinguieron las tradiciones locales. Del absolutismo asfixiante de la realeza se pasó a la igualdad republicana (asfixiante igual pero, eso sí, dentro de la Liberté-(L)Égalité-Fraternité, que queda más fino).

Otro día, cuando se recuperen mis alumnos, les hablaré de la bella Marianne (o de Jeanne d’Arc si tengo el día gore).

Anuncios

Una respuesta a “Sobre el 14 de Julio

  1. Pensador als núvols

    Gràcies per aquesta lliçó d’història. He de reconèixer que jo també estava equivocat respecte al motiu de celebració del 14 de juliol.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s