Nàufrag, de Toni Castells

Lo primero que vi fue un plano de costa, que mostraba una fiera mar océana acometiendo peñascos en un día de viento. A continuación, un plano corto se fijaba en las olas, mientras el audio hacía rechinar una puerta pesada, herrumbrosa de condenas. Seguidamente una voz en off decía “Sóc un nàufrag” sobre las olas que, con abanicos de espuma, borran perspectivas e inundan la pantalla. Seguida empieza una historia.

Me causó sensación el íncipit de este corto de Toni Castells donde el mar (toujours recommencé, siempre eterno, siempre e irremediablamente inabarcable) logra encerrarse en sí mismo y acabar entre rejas; “…però apareix una foca”, que se zambulle en el agua y se lleva el misterio dejando la poesía flotando entre blondas de espuma.

Blau resume en 2:48 muchas horas de vuelo, como las que tantos hemos padecido, y yo con ellos. Princesita es un nanometraje encantador, de humor afilado. Y hay más.

Me alegra saber de Toni Castells, catalán exiliado en Xalapa, México, siguiendo la tradición de aquellos a los que acogió Cárdenas al terminar la Guerra Civil, donde ejerce de docente de no sé qué y, como he descubierto, también de cineasta de verdad en sus horas libres. Coincidí con él en las aulas del colegio, hace años, y recuerdo que era muy alto, y que de muy alto cayó, desde un taburete del aula de ciencias naturales, un día en que viviseccionamos una rana. Recuerdo que en clase de inglés nos enseñó a cantar Sunday, bloody sunday, y nos contaba luego en el patio qué pasó en Irlanda durante aquel domingo sangriento. No lo he olvidado.

Facebook permitió reenganchar la amistad. Y gracias a los bitios que vienen y van, podemos compartir lo poco que podemos hacer, yo mis miedos libres y demás desvaríos, él sus pequeñas joyas que se exponen aquí. Me escribe “també intento escapar-me al món creatiu. De vegades és un joc, de vegades hi ha un fons més seriós“. Serio como Passport/Pasaporte/Passaport, pieza que reflexiona sobre nuestra difícil condición nacional sin pasaporte, y que deja en la memoria la metáfora de la tierra, de nuestra tierra, en la que hurgamos para acabar siempre enterrándola.

Otros vídeos son guasones, y es memorable el clip del duetto con Mari, su esposa.

Escaparse al mundo creativo, no importa por qué puerta ni a lomos de qué arte, permite decir más, decir mejor. No siempre permite contestar o aplacar las inquietudes que nos atenazan, pero sin duda permite al menos compartir preguntas.

Basta, para ello, con prestar atención. Basta con dedicarle tiempo. Basta con volcar en ello su sensibilidad (sin que sea necesario desmayarse al ver un poco de sangre en el pupitre).

Náufrago es Toni, como tantos otros, como yo mismo que no sé qué bandera enarbolar, y que no tengo cojones para la de la calavera con tibias cruzadas, y como náufrago echa al mar botellines con mensaje.

Nos invita él a disfrutarlos. Yo a descorcharlos todos y a emborracharos con ellos.

Gràcies, Toni, per compartir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s