Cuartel de invierno

El pronóstico anuncia lluvia. Aun así, saldré al monte (lo necesito) y me mojaré. Volveré a casa estragado y feliz, transido de frío, pero curtido por ocho o diez horas de caminata. Fuerte.

Sanaré la resaca de un año emocionante con el lenitivo del verdinoso lustre del bosque.

Termina el año.

Eso es todo. No hay más.

Gracias a los lectores, a las lectoras, a las muchas lecturas y momentos que entre todos me habéis dedicado.

¡Feliz año 2011!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s