La sinrazón de la Ley del Tabaco.

Soy drogadicto. Fumo tabaco y ocasionalmente también otras hierbas. Regularmente intento deshabituarme; no es fácil. Ayer salí a rondar los pubs y bares del barrio de Gràcia. Fue mi primera salida desde que se implantó la nueva Ley anti-tabaco en España. La ley se cumple, puedo decir; anoche así lo pude constatar.

Como pude constatar también qué mal ventilados y qué mal huelen los bares (a colillas frías, a relente mustio, a respiraciones apelmazadas, a freidoras desbocadas). Pude constatar también cómo sale la gente a la calle a fumar, cómo tiran las colillas al suelo, cómo se hacen corros (que ayer martes eran moderadamente ruidosos; espérense los vecinos a un viernes, a un sábado, o que esté más adelantado el año y tendrán la verdad de “la infame turba de nocturnas aves” bajo sus ventanas). He constatado que esta Ley se cumple en Barcelona pero que no aminora el consumo. Entre mesas vecinas nos encomendábamos los unos a los otros los gintónics mediados que dejábamos ocupando nuestro sitio mientras salíamos a la puerta a fumar. Ahora, por lo visto ayer, somos un poco más europeos –con la ventaja temperada por nuestro clima.

Y me revienta que un gobierno que pretende (o pretendía –a estas alturas al circunflejo poco le queda ya por pretender, sino tan solo aparentar que aguanta) ser progresista plantee una ley en estos términos.

Ser progresista, según mi leal saber y entender, es estar en contra del oscurantismo, es dar razón a la ciencia por encima de mitos, religiones, creencias e infundios. Es también respetar el libre albedrío de las personas.

Pues bien: La ciencia es clara. Fumar mata, causa cánceres de todos los colores y de todos los horrores. Si así es, procédase a prohibir el consumo de tan nociva sustancia. Ilegalícese el tabaco. Renúnciese a los ingresos que genera. Y sanseacabó. El socialismo es así: se deciden cosas en virtud del bien superior. ¡Ah, pero es que vivimos en sociedades liberales! Claro. Y entonces es la gente la que ha de poder decidir libremente si se intoxica o no fumando. Del mismo modo: ¿Qué hay de la libertad de empresa? ¿No corresponde acaso al empresario decidir cómo quiere llevar adelante su negocio?

¿En qué quedamos? Si tan malo es el tabaco, ¿porqué no se prohíbe? Si vivimos en una sociedad liberal e informada, ¿a qué tanto estropicio –cuando ya nos habíamos acomodado a la Ley del 2006–?

Y, desde luego, que se puedan plantear denuncias anónimas… ya no sé si es gestapismo o purgas soviéticas de los años treinta. ¡Menudo lío tienen algunos!

Como dijo ayer un barman: “Habrá que salir de casa meados y fumados, a partir de ahora”. O nos quedaremos en casa, como finlandeses del común.

[Nota: los posts de MiedosLibres se pueden leer fumando sin ninguna restricción –por ahora y hasta nueva orden de la autoridad.]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s