Seguimos esperando más

“El poble ha fet pinya, els polítics han fet llenya”. Con esta frase castellera acertó el actual president de la Generalitat diagnosticando el sentir de muchos catalanes tras el verano. Esperábamos más (aunque no todos esperábamos a Mas). La impresionante manifestación del 10 de Julio podría haber sido el comienzo de algo, y sin embargo quedaron solamente las borrajas del cortoplacismo, de la miopía partidista. No surgió de aquel clamor un Churchill capaz de abanderar y de ponerse al frente del país. La cabecera quedó descabezada, el lío de de lealtades quedó sumido en nudo que no supieron deshacer.

Tras el verano, las urgencias domésticas y los compromisos íntimos con la tinta, así como la decepción de comprobar que nada pasaba, me apartaron del debate. Saber que hablar alto y claro podía costarme amistades queridas fue un bofetón del que tardé en recuperarme. Y sin embargo, con el paso de los meses, aliviadas ciertas urgencias, no puedo sino volver a asomarme al burladero de la política, porque han ocurrido cosas que cabe reseñar, y especialmente las elecciones de noviembre, que han supuesto el fin del tripartito. Y una debacle para el PSC. Da pereza, sin embargo, entrar en estas consideraciones.

Pero es necesario aclarar que el hundimiento del PSC será el del PSOE, porque los hay en España que no han entendido que Cataluña no va a renunciar a seguir pidiendo lo que es justo, y que son muchos los votantes que se han dado cuenta que no es el PSC (con la servidumbre que le une al PSOE) quien mejor va a defenderles en Madrid. 120.000 votos socialistas han ido a CiU en estas últimas elecciones. Y aún serán más cuando lleguen las generales. Y esto, curiosamente, no parecen verlo los analistas de la opinion publicada (ni la de un lado ni la del otro lado del espectro político). El chasco será monumental, al tiempo: ¿qué podrá hacer el PSOE mermado sin los 25 parlamentarios del PSC (los chicuelos de la Chacón)? ¿Y pretende gobernar el PP sin votos catalanes? Porque jamás podrá sacar tajada del caladero catalán persistiendo en esta actitud tan cerril y anticatalana que le caracteriza. Y en este estado de cosas, en este previsible estado de insuficiencia de los dos partidos españolistas… la ganancia de pescadores será para los partidos bisagra o periféricos… como ha sido siempre.

Porque Cataluña, en estas elecciones, no ha reforzado al centro-derecha (como felices festejan los peperos, sin tino ninguno), sino que ha decantado hacia una mayor reivindicación nacional el tradicional eje que en mi país se cruza con el eje izquierda-derecha. El President Mas parece haberlo entendido: sus primeras disposiciones de gobierno incluyen a un político del PSC. Y eso no ha gustado a los suyos, que saben que con vacas flacas son menos las poltronas a repartir. Ni ha gustado a los que han perdido un paladín entre sus filas, que se han sentido traicionados por uno (sin atender a los 120.000 que se sintieron traicionados por ellos). Y sin embargo ha encantado a los que, sin ser partidistas, están por la labor de los mejores, del color que sea, y con la vista puesta en más altas citas. Porque esperábamos más.

Y seguimos esperando más. Aunque haya que esperar a tener una posición de fuerza para negociar con el Estado.

Esperaremos…

Anuncios

4 Respuestas a “Seguimos esperando más

  1. El concepto del “gobierno de los mejores” es un concepto platónico que siempre queda bien, lástima que esconde el hecho de que para que haya “mejores” tiene que haber una forma de medirnos a todos. Y esta forma necesariamente contiene una forma de pensar, obligatoriamente arbitraria. No se puede hacer política en base a las personas sinó a las ideas, porque todo espacio político está marcado y delimitado por unas ideas (en movimiento constante), que las personas construyen y a las que sirven peor o mejor. Hablar de “gobierno de los mejores” equivale a decir que solamente hay y debe haber una forma de pensar. Y eso es simplemente erróneo. Tan erróneo como las declaraciones de Mascarell diciendo que a fin de cuentas sólo hay una política cultural posible.

    Todo cambio en una trayectoria política es libre y legítimo, pero no vale decir que todos los demás han cambiado y eres tú quién no se ha movido.

    • No busquis tres potes al gat: quan en Mas es refereix al “govern dels millors” vol dir simplement que es fixarà menys en el color polític dels consellers i més en el seu currículum i capacitat de treball. Això no és fer política en base a les persones: és reclutar persones capaces de dur a terme el projecte polític més demanat pels ciutadans a les urnes. “El govern dels millors” ve a ser, per tant, el dels més capacitats, segons el president, per dur a terme el seu projecte polític. És així de senzill…

  2. Lo de Ads de Google es genial. Después de la teoría política sale, como quien dice “bueno, a lo que íbamos”: Trabaja En La Generalitat Más De 20000 Plazas De Funcionario Olvídate De Volver A Buscar Trabajo.

    A mi no me pareció que la mani fuera a ser el principio de algo, sino un acto de afirmación colectiva: a alguien le parece poco? Y por descontado no me doy por peyorativamente aludido por lo que pueda decir Mascarell ni por lo de “gobierno de los mejores”. Me intriga en cambio saber si esta expresión constituye un indicador de organicismo en el nacionalismo de Mas.

    Ah, por cierto: sabíais que, iluminado por la calva del conseller de economía, Mascarell ha decidido MEJORAR su apellido y pasar a llamarse Mas-Carell?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s