Lent et douloureux

La Première Gymnopédie de Satie está encabezada por un apunte que dice Lent et douloureux.

Está indicada para slow-sex, o para un día de lluvia particularmente desapacible, tras un paseo por el bosque. Se recomienda se acompañe con 10 cl de infusión sin teína (rooibos, manzanilla, hinojo o tila) por vía oral, en tomas despaciosas, lentas, que no tienen que ser, sin embargo, dolorosas. Si apareciese eritema o enrojecimiento de la lengua o labios, procédase a soplar suavemente sobre la superficie de la taza o mug afín de enfriar la infusión y retomar la ingesta tan pronto sea posible, evitando que pierda todo su calor. Si hubiera ocasión, enciéndase un fuego de chimenea, o salamandra. Déjese llevar por el pulso de las notas, y sostenga la respiración en las inflexiones y arpegios de la pieza. Imagine que las notas se clavan como chinchetas en las paredes. Cierre los ojos. Oiga el ruido de la lluvia teclear su bajo continuo en los vidrios, y salte de compás en compás con la imaginación. Procure no verter la taza de infusión. La televisión deberá permanecer apagada, y está altamente contraindicada la presencia de menores de diez años.

La Primera Gymnopédie de Satie puede perfectamente llevarle a un estado de placidez, de liviana felicidad. No conduzca ni maneje grúas o tractores. Deje para más adelante citas con notarios. Disfrútela.

Si está Usted acompañado/a, acérquese a disfrutar de la presencia del otro, comparta la felicidad de bailar juntos al ritmo que Satie nos regalara. Y gócela. Escuche como, a veces, la partitura se atasca, se enreda, duda… Sí, es lenta y dolorosa. También la convivencia lo es, también la intimidad. También la soledad es lenta, perezosa y dolorosa. También la pérdida se atasca a veces, se arruga en sí misma, se lía, se enreda y confunde, lenta y dolorosa, con pertinacia.

Mas deje que pase el tiempo. Cierre los ojos. Abra el alma al concierto de bienestar y relajo que esta música le proporcionará. Si aparecieran conatos de odio, dígase que simplemente son el reverso del amor; y tranquilícese pensando que todo pasa. Si un gato anduviera cerca, obsérvelo; también él pasa, de un lado al otro de la estancia.

Respire hondo. Respire hondo y procure acompasar su respiración a la música.

Eso es todo. Lent et douloureux.

Pero sanador.

Repose la cabeza en el pecho de quien a su lado se sienta. Y respire tan hondo como ancha es su sonrisa. Todo pasa. Todo ocurre.

También el slow-sex.

Anuncios

4 Respuestas a “Lent et douloureux

  1. Como sigas así, no voy a tener mas remedio que coger el AVE… :-))

  2. Delicioso.

  3. Precioso

  4. Como dices es para estar simplemente el uno al lado del otro… y sentir en el alma cada nota de esa pieza de música…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s