Sitges, 08:50.

Poco que decir.

Desde este rincón tropical, que la palmera del vecino enmarca y cierra la recta del horizonte, las palabras sobran.

Me aseo. La noche plácida, ¡al fin!, se abre con la luz azul, tamizada, lechosa, de un galicinio nuboso. El agua jabonosa, las noticias de la radio, el café aguado, el desorden de mis días, la colcha revuelta, las cajas de cartón. Me asomo a las vistas de mi atalaya y escruto las cicatrices que los palangreros han dejado sobre el mar: son estelas como garabatos armenios, inescrutables, indescifrables. Un buque cruza, como un guion, mar adentro. Apoyo la frente en el vidrio de la cristalera.

Fumo y se aclara el día.

Poco que decir. Poco que entender.

Pasaré las horas que siguen delante de los cuadros de Miró, en la Fundacio Miró. Trazos gruesos, negros, colores primarios (rojos singulares, amarillos parvularios, verdes tiernos, azules sin complejos, negros sin grietas).

Poco que decir. Poco que entender.

Esconderé al Minotauro crápula que llevo dentro y vagaré por el Laberinto sin pretender descifrar nada, just resting, de la mano de Ariadna.

Y, cuando de noche me recluya otra vez en esta alta atalaya entre el cielo y el mar, miraré las luciérnagas de la noche a ras del suelo. Sin pretender entender nada.

Anuncios

Una respuesta a “Sitges, 08:50.

  1. Preciosa vista i un dels millors moments del dia. Haurem de compartir les dues coses, quan les ferides ja no coguin, quan les ànimes en tinguin ganes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s